jueves, febrero 24, 2005

Yo quería ser como Carrie Bradshaw

Cuando empecé a ver “Sex in the City”, me encantaba ver cómo la protagonista, Carrie Bradshaw, escribía sus columnas en su portátil.
Se sienta en su piso en pleno Manhattan, con las ventanas abiertas o no dependiendo de la estación del año; muy bien vestida, (siempre perfecta, con tacón alto o descalza… con mucho glamour); y siempre le da a las teclas con una bebida al lado. Un té helado, un martín, una coca-cola, un café… cualquier cosa bebible en un vaso o taza bonita. Antes de empezar a escribir, se pone un poco de gloss en los labios, mira al infinito y se sienta..
Me encantaba ver esta secuencia de imágenes, así que me dije: “yo voy a ser como Carrie”. Me fui hasta Madrid y me compré el mismo gloss (marca Nars, para más detalles), aprovisioné mi armario de cocina con tazas y vasos, coloqué el pc (portátil, por supuesto) debajo de la venta; y eché las cortinas porque la vista no es precisamente inspiradora. Me conjunté con un mini short y una camiseta de manga larga, el pelo mojado, recién salida de la ducha. A mi parecer el glamour se me salía por los poros. Me puse el gloss, preparé un vaso grande de agua con gas, miré al infinito y me apresté a escribir uno de mis posts. A media escritura me tomé un sorbo de agua. Me dispuse a devolver el vaso a su lugar y… calculé mal. ¿Resultado?, puse el vaso sobre el cable de la batería del portátil, se volcó sobre el teclado derramando sobre las teclas todo su contenido. ¡Horror!, el pc se murió de golpe. No encendía y ni si quiera daba intención de hacerlo, la cara se me desfiguró, el pelo se me despeinó, y mi boca no paraba de emitir sonidos desagradables en forma de maldiciones y palabrotas… El glamour había huido a leguas de mí en aquel momento.
Un mes y medio después con el pc arreglado… me limito a mantener alejado del ordenador cualquier líquido y a escribir siendo yo misma.

lunes, febrero 21, 2005

Una personita que..

Hace aproximadamente seis meses que escribo por aquí. He escrito sobre lo que me llama la atención, sobre mi estado de ánimo, sobre mis preocupaciones, sobre la gente que quiero y que me quiere…
Pero nunca he escrito sobre una personita. Me acompaña desde hace unos 11 años, que con los tiempos que corren, es toda una vida.
El primer contacto fue de repulsión mutua, aunque con el tiempo, he llegado a pensar que esto fue una mal interpretación de energía: éramos tan iguales y tan complementarias, que nos rechazamos.
En cuanto las aguas se calmaron, las energías se acomodaron, y el contacto entre nosotras ha sido intenso y continuo. Nuestra relación viene marcada por unos estudios que se han ido alargando en el tiempo. Pero claro, ¿Cómo reunir a dos mujeres para sacar fotocopias y que no terminen hablando de sus vidas?: Imposible. Así que al pasar los años nos hemos convertido en “novias” (así me llama ella), en el sentido romántico de la palabra, no pasan dos días sin que hablemos o sin que nos extrañemos. Seguramente habrá parejas convencionales de novios que no hablen la mitad de lo que lo hacemos nosotras.
Cuando me vine aquí, fue la persona que más lo sintió, y por la que lo he pasado peor. Pero como un amor verdadero, hemos salvado la distancia.
Esta personita, vive en estos días un gran momento: en su puerta ha tocado el amor!!!!. La conozco muy bien, y tan solo leyendo sus mails sé que de verdad está feliz.
Yo he esperado este momento con ansias, porque ella se merece mucho que la hagan feliz, y que de verdad saque todo el amor que lleva dentro.
Guapa, te quiero un montonazo!!!

miércoles, febrero 16, 2005

Madrid

Allá donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid.
Donde el deseo viaja en ascensores,
un agujero queda para mí,
que me dejo la vida en sus rincones,
pongamos que hablo de Madrid.
Las niñas ya no quieren ser princesas,
y a los niños les da por perseguir
el mar dentro de un vaso de ginebra,
pongamos que hablo de Madrid.
Los pájaros visitan al psiquiatra,
las estrellas se olvidan de salir,
la muerte viaja en ambulancias blancas,
pongamos que hablo de Madrid.
El sol es una estufa de butano,
la vida un metro a punto de partir,
hay una jeringuilla en el lavabo,
pongamos que hablo de Madrid.
Cuando la muerte venga a visitarme,
que me lleven al sur donde nací,
aquí no queda sitio para nadie,
pongamos que hablo de Madrid.

Pongamos que hablo de Madrid/Joaquín Sabina
Volví a tus calles, que me recordaron en cuanto mis pies pisaron las aceras. Respiré tu aire, que mis pulmones recordaron en cuantro entró. En mi memoria aparecieron imágenes, que pertenecieron a otras épocas a otras gentes... Me sentí nostálgica, me sentí orgullosa, de poder volver y encontrarme con los fantasmas que dejé allí, congelados en el tiempo, esperando mi regreso. Me recibiste templada, ondeando la bandera blanca.
Paseé por tus avenidas, y me prometiste la paz a cambio de mi regreso. Espero que las dos podamos cumplir nuestra parte del trato.

jueves, febrero 10, 2005

¿A donde los llevamos?

Estas semanas he tenido un encontronazo con un libro. "El pan de la guerra". En su trasera pone: A partir de 12 años.Es el libro que han obligado a leer a mi hermana pequeña en el colegio. No había manera de que lo acabara, así que lo he leído yo para saber el por que. En cuanto lo leí, quedé horrorizada. Es un libro durísimo sobre la guerra de los talibanes. Por supuesto del todo inapropiado para una niña de 12 años. Hay frases como: "los sables cayeron sobre las manos de los ladrones y la sangre brotó por todos lados, salpicándolo todo"; o "venderemos huesos que sacaremos del cementerio, así que a cavar". Lo único que veo apto para una niña de 12 años, es que el libro tiene 150 páginas y que la protagonista tiene la misma edad. Si la finalidad de obligar a leer a esta edad es fomentar la lectura, con este libro se garantizan lo contrario. Yo, desde luego no volvería a coger un libro por si acaso.Me parece que para ver y descubrir este tipo de cosas siempre hay tiempo. La vida son muchas cosas y cada una debe vivirse a la edad correspondiente, vamos, creo yo.Mi enfado era tan grande al terminar la dichosa lectura, que me fui corriendo a ver a la profesora que había recomendado semejante cosa. Su respuesta fue: " La verdad es que es un poco duro... errores los cometemos todos... uno llega de novato...".Bien, pues el problema es que el error lo van a pagar niños de 12 años que son nuestro futuro. ¿Qué futuro estamos haciendo, si les enseñamos a correr antes de que se pongan de pie?. Si a los 12 les quitamos las ilusiones y la inocencia, ¿Cómo no vamos a ver normal que los psicólogos no tengan paro?. No sé a donde vamos, pero creo que por este camino, yo no voy más.

lunes, febrero 07, 2005

Vuelve a llover

El cielo, de repente se ha quedado negro.
Durante todo el día ha lucido el Sol, sin embargo los rayos eran tan débiles que no llegaban a calentar el ambiente. Ahora el Sol, ya no está. Desde mi oficina puedo ver una pequeña porción del cielo que nos tapa cada día, y ahora de pronto lo único que hay es un fondo de color gris oscuro.
Poco a poco empiezan a caer una tímidas gotas, que parece que ni si quiera llegan al suelo. Según van pasando los minutos, estas gotas se hacen poderosas, de forma que ya son charcos en el pavimento de la fábrica.
Hace el mismo frío, pero ahora llueve.
El día se muestra solidario conmigo, y se transforma como un camaleón. Ahora los dos estamos del mismo color.