sábado, diciembre 17, 2005

15 días - Amor

En el balance del año, el grupo del amor, se podría decir que es positivo, pero que además de positivo, este año ha dado beneficios.
El año ha estado lleno de encuentros, re-encuentros, algunos desencuentros, distancias, separaciones... volver, quedarse, no acomodarse e irse de nuevo.
Esta ha sido la tónica del año.
Me ha dado tiempo durante las ausencias, durante los períodos vacíos de físico, de conocerme, de estudiar concienzudamente mi corazoncito, dedicarle tiempo, entenderle..
Puedo decir, a finales de año, que por fin sé el tipo de relación que quiero, el que puedo tener. Se acabaron las historias para no dormir, para estar en continúo sin vivir, para estar preocupada por lo que (el que tengo en frente) puede creer, puede pensar, puede querer.
Ahora quiero como yo quiero, no como a los demás les gustaría que les quisiera. He dejado atrás todas las inseguridades ante otras personas (da igual el sexo), he dejado atrás la intolerancia, la necesidad de saber todo en todo momento.
He entendido que nacemos solos, y que probablemente moriremos solos. La única opción que tenemos, es buscar a una persona que te acompañe mientras estemos por aquí, que te haga más ligera la carga, que te haga reir, y que ante una mirada suya, tu sepas que todo está bien. Independientemente de que no coincidas con él en algunas formas de pensar, en el gusto por algunas cosas, en la manera de afrontar la vida. Todo eso es secundario, es salvable, siempre y cuando haya amor.
He descubierto lo importante que es la libertad de espacio, de movimiento, en la relación. La importancia de un abrazo, aunque no haya palabras; la necesidad de la comunicación, aunque sea breve, en forma de telegrama; la aceptación de la pareja, de su forma de ser, de su forma de pensar, la imposibilidad del cambio en él. Él es de una manera, y si no te gusta porque no se ajusta a la imagen que te has creado en tu cabeza, la que está mal eres tú, no él.
He comprobado que puedo estar sola, que no necesito un "marido full time", más bien, que no puedo vivir con un "marido full time". Que yo no soy una chica estándar "la de ven más pronto que me siento sola".
Estos doce meses me han servido para todo esto. Mientras tanto, el aprendizaje ha estado acompañado por grandes abrazos, por besos largos, por algunas discusiones, por algunas desilusiones, por grandes momentos de complicidad.
Finalmente, hoy, pienso que la pareja es tu mejor amigo, y que si esto no es así, mejor es tener una buena lejión de amantes donde cada uno te proporcione cada cosa que necesites.

4 comentarios:

Cristalito dijo...

Que gusto saber que al menos tus balanzas se inclinan hacia lo positivo, ojalá las buenas rachas continuen por muchisimo tiempo más... saludines...

Moni dijo...

Y siguió la lista tal cómo yo esperaba =) con algo positivo... lo sabía, este año te trajo mucho conociento de ti misma en cuestiones de amor... y sabes qué? hasta en eso coincidimos, creo que este ha sido el año en que más he aprendido... ahora a disfrutar lo que se nos presentará en el 2006 =)
Amiga... te quiero mucho...

Anónimo dijo...

Un comentario bastante maduro este, no es fácil saber lo que uno quiere en cuestiones amorosas, ciertamente, no, sobre todo porque nos vemos complementados por lo que nos da de ilusoria la pareja, a tiempo o destiempo, creemos que eso es lo único.
¿Qué quiero para mi vida en cuestiones de pareja? Es fácil, que ella esté, que yo esté, que ella me ame, que yo la ame, que ella me haga reir, que yo la haga reir. Que ella me diga, no, que yo le diga sí, que yo le diga sí, que ella me diga no. Que nos digamos sí, y nos digamos no.
Que ella se me despliegue, que yo me despliegue.
Que sepamos que no todo es felicidad.
Que cuando hagamos el amor, no siempre uno está satisfecho, que no siempre uno no lo está.
La certeza de amar, está en el que ama, sólo podemos saber, creer intuir, que la otra persona siente lo mismo, sólo podemos estar seguro de que amamos, ya que amar, es certeza.
¿Qué quiero de una pareja? Que esté conmigo, que sea mi amiga y confidente, yo lo sea igual.
Que tengamos mismos y diferentes gustos.
Que me ame, que la ame.
Que esté.
Que estemos.
Que no todo es perfecto pero luchamos.
"Amor vinci omnia".
Que nos tengamos las manos cogidas cuando caminamos por la calle.
¿Estoy gorda? ¿Estoy fea? ¿Estoy gordo? ¿Estoy calvo? ¿Te gustó? ¿Porqué me dices eso?
Qué bien me sienta que me hagas reir.
¿Porqué me haces llorar?
Otra vez con la regla.
Otra vez yo con mis manías.
A veces no te aguanto.
A veces no nos aguantamos.
Tengo calor, duermo en la otra cama.
No te me vayas nunca de mi lado.
Te amo por sobre todas las cosas.
Me amas por sobre todas las cosas.
A veces no me amas, porque te duele la barriga.
A veces me gustaría estar más tiempo solo.
No me dejes, no te dejo.
Qué mal estás de la barriga, por Dios.
Qué buena te salió la comida.
Tengo prisa, no llego.
Pero no dejes todo tirado.
Luego, cuando nos abrazamos, sabemos, realmente, que es todo eso, realmente, lo que nos hace estar. Porque aceptarmos a la otra persona con lo que es, porque de la otra persona no queremos lo que queremos que sea, dura lección que tuve que aprender y vivir, no fui lo que ella quería que fuese.
Me aceptas y te acepto, porque nos queremos y nos amamos, luego, están todos los detalles.

Un abrazo.

www.heliodoro.tk

marthitacisneros dijo...

Peeeeeeeero q bonito escrito!!
es que no encuentro mejor descripcion de lo que es el amor en este siglo y no por que el amor haya evolucionado... sino que la mente de la mujer es la que ha descubierto que los principes azules de Disney no existen en la realidad real no la alterna.... ni hablaaaaaar en verdad me quedo con este Violeta...!! gracias por redactarlo asi!