martes, noviembre 29, 2005

Una noche con el Delta

La noche comenzó a ser amenazadora a partir de las diez de la noche.
El viento se hacía cada vez más poderoso, y gritaba cada vez más fuerte.
Las casas parecía que podían ceder ante los soplidos de este poderoso guerrero.
Empezaron a caer árboles, algunos tabiques, tapas de bidones...
En la calle todo volaba, no se veía a más de dos metros de la nube de polvo que lo cubría todo.
En los muelles la mar amenazaba con salirse por encima.
En ese momento, falló la luz, y así a oscuras siguió rugiendo.
Rugió por más de tres horas, llevándose todo lo que encontró por delante.
Hasta Dios se quedó sin dedo... no puedo explicar la tristeza que me produjo este hecho.
Al amanecer, se fue calmando su furia.
Fue amainando.. Y esto solo fue tormenta tropical, no quiero ni puedo imaginar cómo es un huracán.
Me parece que la Naturaleza está gritando, clama atención.. nosotros, mientras tanto nos dedicaremos a recolocar lo que se torció durante el Delta.

4 comentarios:

Anitakerida dijo...

Sí, anoche yo también lo pasé fatal...Parecía que íbamos a salir todos volando...Lo peor: la pérdida del dedo de dios...Sólo pienso en mi sobrina por ejemplo, que ya no lo verá...Sólo quedarán fotos...Pero al fin y al cabo, esto ha sido natural (bueno, aunque no dudo que tenga algo que ver el hombre), pero y el desastre que está realizando el hombre...Cómo contarle que la isla donde nació tenía playas sin hoteles...Nada, aquí estoy escribiendo mientras veo por la ventana el fuerte viento que continúa y lanza agua...Qué raro y qué mieeoooo
Besitos

Julio César dijo...

Yo lo único que necesito es saber que ustedes están bien, y fuera de su bienestar, agradecer que amainen los vientos y el agua recupere su inquietante vaivén dentro de sus márgenes. Verdaderamente que la naturaleza está herida y se lame las heridas en las playas, en las heladas y en las lluvias que desgranan el cielo... Violeta, gracias por existir... y por estar ahí.

Desde éste lado del océano, Layla tendrá un besito tuyo, gracias por eso. Y la música está latente... solo necesito poner al fuego el agua y perfumar la habitación con un buen café... Gracias, insisto.

Cristalito dijo...

Lo bueno de todo esto es que estás bien, las cosas materiales pueden ir y venir las veces q quieran, pero las vidas no. Muchos saludos y espero de verdad, que las cosas poco a poco vuelvan a la normalidad. Ánimo! Muchos abrazos alentadores :D

Moni dijo...

Es necesario saberte bien... que por muy dura que haya sido esta experiencia, te encuentres bien...
Sabes que desde "acá" estoy contigo, que mis peticiones te acompañan día con día =)
Eres una gran mujer, amiga te quiero...
Abrazos fuertotes para ti