lunes, octubre 17, 2005

Pipipi Pipipi

Pipipi
Así me despierto cada mañana. Soy tan cutre que no tengo despertador de verdad, y mi alarma es la de mi móvil.
Suena a las 6:10 am, por primera vez. Lo apago, y le doy órden de que vuelva a sonar a las 6:20.
Pipipi Pipipi
Vuelve a sonar, y de nuevo lo apago. Le doy una nueva órden: Suena otra vez a las 6:30 am.
A esta hora él me vuelve a dar el mensaje: pipipi pipipi.
Es en este momento cuando yo le respondo:
hajk$sd%fja/h@ ha" $$&$%/&sjkdfajshdf
Y es que me resulta insufrible levantarme a esta hora.
Cuando empecé a trabajar me decía que en cuanto llevara un tiempo trabajando lo llevaría mejor: Tremenda mentira. Ya llevo una año y algunos meses más y siempre me levanto de la misma forma: Tengo sueño, malhumor... Quiero seguir en la cama!!!!
Muchas mañanas, hasta Trufo me mira con cara de: ¿Estás loca, a esta hora no sé ni andar?!!!!
Le obligo a bajar para que desocupe el intestino, y en el transcurso del mini paseo, me encuentro con el carnicero, los chicos de montajes, las camareras del Géminis.... Todo el mundo hace su tarea. La mayoría de las veces, hasta creo verles buena cara, no parece que les afecte la hora ni el madrugón... Esto, hace que me enfade más (si se puede).
Pero hoy, aquí está lloviendo, y parece que por fín el verano y el buen tiempo se fueron, hoy al realizar mi rutina mañanera, me encontré con legañas, bostezos y caras de tan malhumor como la mía. Tal vez, a ellos también les resulta un horror levantarse a esta hora, y lo único que hacen es disimular... como yo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

AeA -11/15
Sponsored by Robert Half International, Inc. with special thanks to What a Concept! Space is limited.
work from home

Anónimo dijo...

Tengo que decirte que este comentario tuyo me encantó, lo encontré cercano, no puedo levantarme a esas horas, siempre me resultan horribles, (Hasta las tiendas están cerradas al igual que las carreteras, como dice un amigo)
Yo digo también que los pájaros duermen, y si ellos duermen, es que son más sabios que yo.
He visto a dos personas que se levantan contentos de esas mañanas tan mañanas y son mi hermano y la mujer a la que amé.
Las veces que tengo que levantarme a esas horas pienso en lo sano que es para mi cuerpo y lo malo para mi pereza y mi mente.
Me reí un rato leyendo tu escrito.

Un abrazo.

www.heliodoro.tk